El Premio Mr. E, un verdadero premio alternativo con 8 años de trayectoria.

Camino hacia su novena edición, dialogamos con el misterioso melómano y creador del Premio Mr. E sobre lo que nació como un juego y hoy se convirtió en un reconocido espacio para los músicos independientes y un aporte a la cultura.

En 2008 apareció un enigmático personaje que bajo el seudónimo de Mr. E impulsaba un concurso cuyo único criterio era su gusto personal por las bandas independientes. A lo largo de todo el año, quien parecía ser algún crítico de música o periodista cultural — pero que resultó ser un melómano de Mar del Plata — reseñaba con detalle en su blog mes tras mes una serie de discos de bandas nuevas e independientes. A fin de año elegía un solo disco ganador al que le otorgaba un premio de $1000 en efectivo, destinado únicamente a la banda para ser usado en la grabación de su próximo material. Lo que empezó como un juego y una manera de agradecer a los artistas argentinos, hoy goza de un amplio reconocimiento en la escena under y este año va por su novena edición.

Fuera de la competencia

“El espíritu es absolutamente lúdico, es un simple juego para divertirse y colaborar con los músicos que nos llenan el alma por casi nada” explica Mr. E vía mail desde su Mar del Plata natal. Inspirado en los premios Mr. S, que constan de la entrega en silencio de un monto de dinero por parte de un empresario amante del teatro independiente de Bs.As, el premio Mr. E se mantiene por fuera de la lógica competitiva de entrega de premios en concurso de bandas. Muy distinto a concursos como “Mi Banda”, convocadas por Conectar Igualdad y Educ.ar S. E, que incluye a bandas musicales de todo el país que a través del voto virtual del públicos y de un jurado, solo siete accedan a grabar un tema y filmar un video clip de forma profesional. O del tradicional certamen Rockea Buenos Aires, organizado por Provincia Seguros S.A, con su extensa lista de requisitos, tres etapas, un jurado de “expertos en la materia” y cuyo premio es grabar un disco bajo las reglas del organizador.

Lejos de la rivalidad entre ganadores y perdedores, de los discursos emotivos, de la necesidad de generar un show que venda en términos mediáticos y de jurados de nombres abultados, es donde se puede encontrar el verdadero sentido de este reconocido Premio de la escena independiente.

 

Los ganadores del Premio Mr E
 

El primer ganador del premio Mr. E, allá por 2008, fue el disco homónimo de NormA. La banda platense capitaneada por Chivas Arguello — que en el 2015 se tomó un impasse por tiempo indefinido — obtuvo el premio de $1000 por su segundo trabajo discográfico, editado por Cala Discos. A los platenses le siguió una larga lista: Mi Pequeña Muerte, con su disco “Un futuro brillante” (Si Supieras Discos) premio 2009, Crema de Cielo con “Espíritu de Clase” (Choco Discos) premio 2010, Valle de Muñecas con “La autopista corre desde el Océano hasta El Amanecer” (Scatter Records) premio 2011, Thes Siniestros con su discos “Dorado y Eterno” (Von Halton Discos) premio 2012, Viva Elástico con “Agua, Sal y Fiebre” ( Triple RRR Discos) en 2013, 107 Faunos con “Últimos días del tren fantasma” en 2014, y los últimos premiados fueron los mendocinos de Mi Amigo Invencible por su disco “La Danza de los Principiantes” lanzado el año pasado.

El poder de una buena idea

Para Mr. E el rol de su blog y del Premio es solo un pequeño aporte en materia de difusión y reconocimiento a las bandas y su trabajo. Y el dinero es un monto simplemente simbólico — que de todas formas hace un tiempo ascendió a 1.500 pesos—. Un modo de agradecer a los artistitas. Para su creador el verdadero beneficios del proyecto ha sido poder asistir a ensayos de sus bandas favoritas, donde se hace entrega del dinero que desde hace 8 años sale del bolsillo de su autor sin ayuda ni sponsors. Una experiencia que describe siempre como “una fiesta increíble”; y que es otra muestra de cómo una buena idea autogestionada puede extenderse a través del tiempo y convertirse en un aporte a la cultura.

 

Últimas noticias de Concursos