Cómo evitar descargas eléctricas por instrumentos sobre el escenario

En lo que va del 2015 dos músicos murieron electrocutados sobre el escenario por desperfectos eléctricos que se podrían haber evitado. Eric Jacob, fabricante de equipos nacionales y músico, estuvo investigando las razones que llevaron a estas tragedias y cómo evitarlas. Por Lucía Medina

En octubre de este año Adrián Rodríguez, bajista de Raras Bestias, murió electrocutado sobre el escenario de Café de las Flores, un conocido bar en la ciudad de Rosario, Santa Fe. La razón: una descarga eléctrica producida por un micrófono. Unos meses antes, en enero, el guitarrista León Villa Rebufo, de la banda Rústico había fallecido en las mismas circunstancias sobre el escenario de Bendito Bar, en Ituzangó, Buenos Aires. Lo mismo pasó en Moreno (Buenos Aires) en el 2013, cuando el músico Gastón Silva recibió una descarga eléctrica de 380 voltios mientras tocaba con su banda Los Bizcochos Rock, en el bar Flower Power, y murió ante la mirada incrédula de todos los presentes.

Luego de las tragedias, se dijo que los locales no tenían disyuntor, o que las instalaciones eléctricas eran deficientes. Incluso el problema era la falta de controles por parte de los Municipios. La realidad es que puede haber múltiples razones y muchas tienen que ver con los propios equipos de los músicos.

Posibles riesgos sobre el escenario

Eric Jacob es ingeniero en telecomunicación, y desde 2008 tiene una boutique de producción artesanal llamado Jake Amps  en donde fabrica amplificadores y switcher de pedales con cualidades profesionales. Como activista de la industria nacional y parte del grupo FADEM (Fabricantes Argentinos de equipamiento musical), Jacob empezó a investigar cuáles eran las posibles razones de estos “accidentes” de músicos electrocutados en pleno show sobre el escenario, algo que para él hoy en día no deberían seguir sucediendo. Pudo distinguir tres razones de origen.

El equipo es viejo

En los 70’ la distribución eléctrica en Argentina y el resto de los países era con fichas de dos patas. Los amplificadores necesitan tener una conexión a tierra y de esas dos patas ninguna era a tierra, lo que hacían los fabricantes de esa época era poner una conexión a tierra con un capacitor a una de las dos patas para que tuviera una tierra, al menos con el neutro. Como no era polarizado, el 50 por ciento de las veces quedaba el vivo en el chasis, y el otro 50 por ciento tenía suerte y eso no ocurría. Lamentablemente todavía hay equipos de esos dando vuelta hoy en día.

El transformador no es de buena calidad

Los equipos que vienen de Estados Unidos suelen ser de 110 v o 120 v y en Argentina tenemos 220 v, por lo que estos equipos necesitan un transformador para poder trabajar. El problema es que algunos transformadores de 220 v a 110 v en realidad no son transformadores, sino que son una forma más barata de hacer un transformador; dependiendo de cómo se enchufe el equipo en vez de tener 110 v, pueden tener tierra en el chasis o 220 v, y cualquiera de esas dos tensiones son mortales para una persona sobre el escenario.

El cable interlock está invertido

Para enchufar los amplificadores generalmente se usa un cable llamado interlock, el mismo que se usa para las PC. Este cable va en a la parte de atrás del amplificador y de ahí se conecta a la pared. Como fabricante Jacob compra muchos de estos cables y se tomó el trabajo de medirlos. Así descubrió que algunos están invertidos, es decir que por más que estén bien cableados el amplificador y el toma de la pared, el interlock puede llegar a invertir la conexión.

Medidas para estar seguro sobre el escenario

Son muchas las razones y variantes para que un músico sufra una descarga a través de alguno de sus equipos sobre el escenario, y hasta incluso pueden ser simultáneas. Para subir a tocar seguro, como músico y fabricante, Jacob recomienda que todos los músicos tengan un buscapolo y el hábito de probarlo en todos los instrumentos que vayan a tener al alcance de las manos antes de tocar. Sin embargo, a veces la adrenalina al momento de tocar puede hacer que se olvide tomar ciertas precauciones. Por eso en la actualidad Jake Amps está desarrollando un producto para evitar este tipo de “accidentes”. Con 15 miliamperes de sensibilidad, más que un disyuntor regular, este producto se enchufa en el cable de la guitarra, intercalado como si fuese un pedal del tamaño más chico. La idea es que se pueda usar tanto para guitarra como para bajo, y también habrá un modelo para micrófono. En el momento en que pasen por el cuerpo más de 15 miliamperes, este producto cortará la corriente impidiendo así otra tragedia por electrocución.

Por el momento todavía está en etapa de prueba y su fabricante busca un nombre apropiado. Mientras tantos, se pueden prevenir accidentes teniendo en cuanta estas medidas de seguridad y con ayuda de un buscapolo.

Para estar informado sobre este tema, podes seguir el grupo de Facebook llamado Denuncia de Lugares con Riesgo Para Musicos y Publico   o  Seguridad Electrica & Rock 

 

 

Últimas noticias de Información General