Los Centros Culturales de la Ciudad de Buenos Aires ya tienen su nueva ley

La Legislatura porteña aprobó por unanimidad la ley que reconoce los centros de la Ciudad en el Código de Planeamiento Urbano.

Después de una lucha casi incansable y varias clausuras sin justificación, el pasado 1 de octubre la Legislatura porteña aprobó de forma definitiva la ley que regula los centros culturales de la ciudad de Buenos Aires. Con 50 votos a favor, ningún negativo y ninguna abstención, con la aprobación de la ley los Centros Culturales serán reconocidos en el Código de Planeamiento Urbano, como resultado de una iniciativa de la Defensoría del Pueblo, legisladores kirchneristas y la diputada del PRO, Gabriela Seijo.
 
Las modificaciones que sufrió la ley vigente flexibilizan los requisitos que se necesitan para habilitar un centro y su funcionamiento. Esto ayuda, principalmente, a los centros culturales más pequeños.  Además, el proyecto  aprobado incluye un listado de actividades permitidas que se podrán realizar en los centros y un régimen tributario especial para los que funcionen sin fines de lucro. 
 
Una de las impulsoras del proyecto, la diputada Lorena Pokoik, destacó la importancia que tiene la aprobación de la ley y afirmó: “Venimos a llenar un vacío legal que condenaba a los centros a clausuras arbitrarias por parte del gobierno”. La aprobación de la ley responde a varias clausuras compulsivas y sin justificación que realizó el Gobierno de la Ciudad, perjudicando el trabajo de cientos de artistas y emprendedores que reclamaron en numerosas oportunidades contra estas medidas, pero que nunca fueron escuchados. Por otro lado, el legislador Pablo Ferreyra, de Seamos Libres, expresó: “Hoy es un día para celebrar estas modificaciones que eran absolutamente necesarias, sobre todo para los centros más pequeños”. 
 
Ahora, los Centros Culturales van a ser clasificados en cuatro categorías según la capacidad de asistentes y el número de personas que pueden concurrir: Los centros de “Clase A” podrán albergar hasta 150 personas y tener una superficie de hasta 300 metros cuadrados; los de “Clase B” hasta 300 personas y una superficie de hasta 500 metros cuadrados. A su vez, los de “Clase C” podrán albergar hasta 500 personas y tener una superficie que no supere los 1.000 metros cuadrados. Por último, los de “Clase D” permitirán que ingresen desde 501 personas y un espacio delimitado a no más de 1.000 metros cuadrados.
 

Últimas noticias de Información General